Alberto García Alix en Tabacalera


Feliz vuelta de Semana Santa a todos y todas, espero que hayáis descansado y que no os cueste demasiado volver a la rutina. Os cuento un poco lo que fue mi plan de domingo de vuelta y resaca de vacaciones.

Si pienso muy fuerte, cosa que hago de vez en cuando, se me ocurren pocos espacios expositivos que jueguen un papel más a favor de la muestra que la Tabacalera de Madrid. El centro social autogestionado, ojo, no confundir con el movimiento okupa, nos ofrece, aparte de la gran oferta de entretenimiento gratuito tal cual (clases de baile, conciertos, talleres de bicis, etcétera), el espacio “Tabacalera promoción del arte“. Unas galerías en la parte de la calle Embajadores que en su día eran los sótanos de la fábrica de tabaco y rapé, y que ahora hacen que muestras que ya de por sí son impresionantes, resulten memorables. Recuerdo especialmente una gran retrospectiva de Gervasio Sánchez hace un par de años que no podías dejar de ir a ver una y otra vez, ya que fotografías como las de la guerra de los Balcanes, en las que todo aparece derruido y lleno de metralla, creaban una suerte de simbiosis (hola, pedantería) con el espacio expositivo.

Bien, en esta ocasión, aunque ya bastante tarde, porque comenzó el 11 de febrero, nos ofrece unos pequeños relatos visuales de la mano de Alberto García Alix (León, 1956). Y en este espacio, se pueden tomar todas las fotografías que te apetezca, grabar vídeos, e incluso hablar en voz alta, y no como si estuvieras en una iglesia en medio de misa.

20160327_180133

El políticamente incorrecto fotógrafo, Premio Nacional en el año 99, tiene un estilo que me personalmente, me fascina. Sus reportajes están hechos siempre desde ‘dentro‘, ya que se mete en el ambiente que quiere transmitir. Las fotografías aquí expuestas son algo un poco más peculiar, incluso teniendo en cuenta que hablamos de García Alix.

El tono, como siempre, es perturbador, de alguna manera oscuro y retorcido, pero aún así bello. He de decir que no son mis fotografías favoritas suyas, pero sí siguen cierta evolución que es interesante ver, que nos habla de una madurez en su obra, con un fondo mucho más profundo y privado, y van desde un tono surrealista hasta una especie de dadaismo. Todas las fotografías son químicas, ampliaciones de gran formato en papel baritado, y una iluminación, sencillamente perfecta, como siempre en la Tabacalera.

20160327_181157

Uno de los pasillos, nos muestra su faceta retratista, y es que Alberto García Alix, sabe hacer un buen retrato, sin perder nunca esa ironía que lo caracteriza. Consiguen ‘atraparte‘ un poco.

20160327_181042

Un punto flojo, al menos para mí, son los títulos de las mismas, pero esto es ya una manía personal, tantos años de Bellas Artes me han provocado cierta aversión a la pseudo poesía en las cartelas de una obra.

La muestra incluye un vídeo, que a diferencia de las cartelas y sus títulos, sí resulta muy efectivo en cuanto a forma, y en cuanto a contenido, ya que es el propio autor el que nos va narrando a través de los nombres de la imágenes, los relatos que éstas guardan.

Una faceta que me gusta especialmente del García Alix de ‘ahora‘, es la de ‘experimentador‘ de la cámara, obteniendo imágenes de larga exposición en las que entra y sale de la escena, o fotogramas expuestos varias veces creando una especie de collages… Por ejemplo, esta imagen de abajo, me viene bien para reforzar el argumento de esta página: el tiempo de exposición. Ha dejado la cámara exponiendo unos 4 segundos en unos fuegos artificiales, pero al poco de comenzar dicha exposición, se ha colocado delante del objetivo. Como la cámara está enfocando al infinito, para sacar los fuegos a foco, su silueta aparece desenfocada, pero evitando que la zona  que ocupa se exponga, creando así un recorte de si mismo en el cielo… Chulo, ¿Verdad?

20160327_181611

Mi foto favorita de la exposición, creo que tiene que ver con el espacio en el que está, ya que como comentaba antes, las paredes desconchadas refuerzan el discurso de las imágenes.

20160327_181430

En este caso, la pared en la que está la foto, parece integrada en la propia obra, como una especie de hornacina inseparable. La foto, una doble exposición en la que aparece el autor en una de ellas y una frase escrita en una pared en otra. La frase reza ‘ya queda menos para tu muerte‘, y es parte de una serie de fotografías que juegan con la doble y triple exposición para crear seres surrealistas e imágenes con contenido propio.

En la exposición puedes hacerte con un catálogo gratuito impreso en papel de periódico con tóner, a modo de fanzine, y es que Alberto García Alix, no deja de ser ‘aquel‘ fotográfo punk de la movida madrileña.

Llegáis a tiempo porque está abierta hasta el 10 de abril, y podéis aprovechar para dar una vuelta y ver las exposiciones site specific de las diferentes salas.

Anuncios

One thought on “Alberto García Alix en Tabacalera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s